domingo, 25 de mayo de 2008

El edificio

Bastante cerca de donde creo que vivo
Se encuentra un edificio en ruinas,
Alguien ha puesto en su derredor
Unas vallas protectoras amarillas
Para que la gente no resulte afectada
Por algún pedazo de cormisa
Que se desprenda de su estructura.

Las autoridades municipales dudan
Acerca de si resulta mejor
Aplicar la piqueta y utilizar la excavadora
Hasta reducirlo a un amasijo de escombros.
Pero algún alma de poeta oculta
Entre los polvorientos pasillos
De las Casas Consistoriales ha dicho
Que en esa casa habitaron, juntas,
La ambicuón y la derrota,
El amor y su contrario,
Lo generoso y lo mezquino.
Hsy algún blasón antiguo en sus paredes,
Y si te atreves a penetrar en su interior
Descubrirás salas polvorientas
Donde algún día, alguna orquesta,
Interpretara viejos valses vieneses.
Lo cierto es que en los días ventosos
De sus ventanas que se abren y se cierran
Escucho el ulular de un sonido que recuerda
Los versos tristes de Leonardo, el judío:
"I have tried, in my way, to be free".

Sólo por eso, quizás, algún modesto
Ciudadano que tal vez use mi nombre
Se ha propuesto poner en marcha
Una iniciativa popular, con el propósito
De rehabilitar ese edificio y acondicionarlo
Para que nuevas vidas vivan
Entre sus paredes fortalecidas.
Existe la vaga esperanza en que florezcan
Otras historias de amor que llenen
De un inmenso cariño sus dormitorios,
Conversaciones inacabables,
Horas dedicadas a la lectura,
Canciones de Cohen, Brassens y las tuyas
Sonando en modernas cadenas musicales
Y las películas que siempre quisimos compartir.
Está en mi mano, está en tu mano,
Conseguir que el arquitecto del Ayuntamiento
Eleve un proyecto que aprueben los concejales
Para que algún día, en mi vagar cotidiano
Por esos lugares donde creo que vivo
Intuya la presencia de un robusto andamio
Y albañiles, encofradores y operarios
Pululen por entre sus deteriorados pisos
Y lo pongan a punto, dignamente,
Para que suenen esas canciones
Que acompañen el discurrir suave
De los nuevos amores,
Entre esas paredes
Que no fueron entregadas
A la piqueta, a la excavadora,
Sino a la esperanza renacida.

Madrid, mayo de 2.008

4 comentarios:

Blanca Oraa dijo...

Poético post

Apostata dijo...

Don Fernando, tiene usted una sensibilidad literaria inusual para un político. Cuidese de ella, pues habita un mundo en donde la estadística y la macroeconomía resultan ser el lenguaje más apropiado para acercarse a la sensibilidad del ciudadano, y no quiero que me le acusen de poeta. Sería tan nefasto para su carrera política como para nuestras esperanzas.

Un saludo

Lois dijo...

Hola patron, poeta.

Me da corte cambiar de tercio, pero era prometido, y no acaba de llegar el post sobre la conferencia - charla de Valmaseda. Total, que la pregunta que la música impidió, me sigue quemando. La música, por supuesto, era mejor que la pregunta:

Hablamos mucho de regeneración democrática, pero no se si la explicamos tanto como hablamos. En realidad nos quedamos siempre en dos casos y medio.

- La ley electoral
- La democratización de los partidos (primarias, etc)
- (A veces) mencionamos el indeseable control de la justicia por los partidos políticos.

A mi me faltan un montón de cosas, que se sintetizan en dos. Separación de poderes y partitocracia.

La separación de poderes no solo afecta al judicial. Hay muchísimo que hacer respecto por ejemplo de los organismos reguladores varios, de los funcionarios y la coña del abuso de los "cargos de confianza", de la autonomía de las universidades y la libertad de cátedra (véase el caso del rector de la UPV), y muchos más que seguro que sabes tú mejor que yo.

Y sobre la partitocracia se podría empezar a hablar y no parar. ¿Es normal que la mitad del sistema financiero español (las Cajas de Ahorro) esté gobernado por los partidos políticos? ¿Es normal que la financiación de los partidos dependa de la corrupción inmobiliaria? En fin, seguro que pillas la idea.

Resumiendo, ¿vamos a empezar a ser políticamente incorrectos de una p*** vez? ¿Vamos a empezar a decir que no es normal que el presidente del gobierno nos pida que confiemos en él, sino que el sistema democrático esta basado en la creencia de que nadie sensato puede fiarse del presidente de su gobierno? ¿Que democracia y confianza son antitéticos?

Eso era.

El blog de Fernando Maura dijo...

@Gracias Blanca,
@apóstata. Espero que no ocurra así en todos los casos, por lo menos no en UPyD.
@lois. Próximamente voy a publicar un "post" sobre la confianza en política que está desde ya dedicado a Su Señoría.