martes, 26 de febrero de 2008

Carta abierta a mis electores

(Página web de UPyD) Estimado ciudadano,

No sé si ha decidido ya el partido politico que va a disfrutar de su confianza en los próximos 4 años. En cualquier caso usted tendrá el 9 de marzo a su disposición una papeleta de Unión, Progreso y Democracia que yo mismo encabezo por la provincia de Vizcaya.
Siempre he creído más en la figura del "diputado de circunscripción" que en la de "diputado del psrtido". Sin embargo, en España, los diputados son más de los partidos que de sus votantes, por eso nadie los conoce.
Durante una buena parte de mi vida he asumido cargos de representación. En todas las ocasiones he puesto por delante los intereses de los ciudadanos que me han elegido antes que los del partido que me acogía en sus listas -cosa que no siempre gustaba a ese partido.
Estoy convencido de que no van a producirse desencuentros entre UPyD y sus votantes, porque este partido ha nacido para abrir la democracia a la participación de los ciudadanos y no para utilizar la democracia en beneficio del propio partido..
Por supuesto que me comprometo a defender el programa que ha presentado UPyD a estas elecciones: forma parte de un contrato y es un compromiso con usted. Yo recibo su voto y, en consecuencia, trataré de poner en práctica los aspectos contenudos en ese programa.
Pero quiero comprometerme a una cosa más. No voy a pedirle ahora su voto y olvidarme de usted a partir del día 10 de marzo. De manera que, en el caso de que salga elegido diputado, me comprometo a publicar en la prensa durante la semana siguiente a mi elección un número de teléfono para que usted se mantenga en comunicación conmigo si así lo desea. Seré yo mismo quien le conteste o le devuelva la llamada, sin intermediarios. Y me comprometo a reunirme con usted tan pronto como nos sea posible, a usted y a mí.
Lo he hecho siempre, a lo largo de toda mi vida como miembro de algún órgano representativo; desde 1.983 hasta el pasado mes de noviembre. Y lo seguiré haciendo a partir del día 10 de marzo si, con su ayuda, salgo elegido.
No todos los problemas se resuelven en el Congreso. Hay muchos para los que son competentes las autonomías, las diputaciones y los ayuntamientos. Pero no por eso dejaré de atender a su problema y buscarle una solución, si me es posible.
Le animo a que nos vote. Por primera vez en muchos años tenemos la oportunidad de cambiar las cosas en España, con un partido que es seguramente como usted: abierto, progresista y con ganas de renovar.
Muchas gracias por su atención.

Fernando Maura Barandiarán
Candidato al Congreso por Vizcaya de Unión, Progreso y Democracia

13 comentarios:

Mar Seco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blanca Oraa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mar Seco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lois dijo...

Me encuentro con la escasa troupe de campaña de UPyD (no F.M., sino otros), y me cuentan que …

Hay mucha menos gente violenta (malos gestos, insultos, etc) de lo que se podía esperar. Los hay, pero son muy excepcionales. La inmensísima mayoría, hasta convertirse en algo cercano a la totalidad de los viandantes, recibe la papela o de forma inexpresiva, o incluso con un gesto amable. Y en general siguen andando leyendo su panfleto.

El comentario favorable es mucho mayor de lo esperado. Gente que se enrolla comentando, gente que protesta por el silencio informativo, gente que pide más información. Alguno con gracia, como un señor que pregunta con cierta energía, como para rechazar el papelito:

-¿Y esto de quien es?
-UPD, Rosa Díez y Savater y …
-¡Ah, bueno! ¡Pues mira, ese sí! ¡Justo ese, sí! ¿No tenéis nada más?

Así que con todo lo rollo que parece la cosa, también parece que es más gratificante de lo previsto.

Y el miedo, siempre el miedo. El que reparte suele admitir repartir en cualquier parte … menos en su barrio. Y la cantidad de los que les gustaría participar en la campaña pero no lo hacen porque es que yo trabajo de cara al público, es que yo vivo en una zona muy mala y me pueden reconocer, es que como se enteren en mi empresa. Y aparcar el coche lejos de donde se haya quedado, no vaya a haber alguien apuntando matrículas. Y tienen toda la razón, claro. Pero el Kalendari insistirá con su referéndum y hará una pregunta engañosa del tipo “¿Crees que los vascos tenemos derecho a decidir nuestro futuro?”, como si aquí hubiera libertad de expresión para poder discutir sensatamente un problema. Y ZP está encantado, porque España está más unida que nunca … por el AVE.

Pedro José Chacón Delgado dijo...

Hola Fernando.

Creo que deberíamos en este blog entrar más en lo que es el programa de UPyD, en las propuestas que ofrece de cara a las próximas elecciones que, además, son las primeras a las que se presenta.
Creo que es una posibilidad increíblemente buena para hacerlo, porque hablamos directamente, nada menos, con el cabeza de lista por Vizcaya, y eso no es para desaprovecharlo. Es lo que pienso.

Corren por ahí varias leyendas urbanas sobre UPyD que creo que convendría aclarar, o cuando menos matizar o perfilar.
Yo te las voy a comentar con espíritu positivo y constructivo a más no poder, a ver lo que sacamos en claro.
La primera se refiere al tema de que UPyD no está a favor de que las provincias vascas y Navarra tengan determinados privilegios fiscales, concretamente los que proceden de su régimen de Concierto Económico, según indican todos los estudios publicados en prensa al respecto. Parece ser que UPyD estaría a favor de suprimir dichos privilegios fiscales. Yo sinceramente creo que esta medida es contraproducente para el partido y creo que produce rechazo entre muchos de sus posibles votantes.
El que UPyD piense que existen privilegios fiscales para País Vasco y Navarra no es razón de que tenga que proponer quitarlos. Y conste que no querer quitarlos, a mi juicio, no creo que sea síntoma especial de egoísmo repudiable en quien esto piensa, como es mi caso.
Por dos razones: primera, porque creo que esos Conciertos son un producto de la historia, que, como tales, pueden ser buenos o malos, pero ahí están, la cuestión no es quitarlos, la cuestión es estudiar por qué se han producido y ver cuál sería la tendencia en el futuro respecto de los mismos. Segunda, porque quitar esos privilegios fiscales no debe ser, y ahí está la cuestión de oportunidad histórica del partido tanto en el País Vasco como en Navarra, función de quien los disfruta, sino, en todo caso, función de quien los padece, esto es, las demás comunidades autónomas. Son las demás comunidades autónomas las que deben exigir igualdad de condiciones y de trato respecto del Estado. Reivindicar esa igualdad debe ser función de esas otras comunidades que padecen la discriminación. Esto es una cuestión de pura lógica de oportunidades. En buena lógica, nadie debe pedir que le quiten un privilegio, sobre todo si es herencia del pasado. Quien no lo disfruta es quien debe pedir su equiparación (y por favor, no hagamos aquí equivalencias con lo que son cuestiones puramente personales, estamos hablando de cuestiones que afectan a colectividades). Seguro que hay un refrán o modismo para explicar esto, pero yo ahora no lo tengo.

La segunda leyenda urbana que afecta a UPyD y a su programa es la que se refiere a que UPyD se propondría quitar la representación en el Congreso de los partidos nacionalistas, anular su poder de influencia en pactos futuros de gobierno, por ser representantes de una parte del territorio y no de todo el territorio. Esto creo yo que habría que explicarlo adecuadamente y matizarlo aún más.
Los partidos nacionalistas es cierto que sólo representan a una parte del territorio nacional y que cuando van al Parlamento no van con un espíritu muy constructivo que digamos, van a "pillar" lo que les pueda interesar. Y aquí también estamos en un problema parecido al anterior. Lo que no podemos hacer es intentar que los partidos nacionalistas cambien en sus actitudes y en sus formas de actuar. Son lo que son. Y si no les aceptamos como son siempre nos estaremos dando de cabezadas contra un muro. Lo que debemos hacer los demás es llevar a cabo nuestra propia estrategia de actuación. En el caso de la representatividad que tienen en el Parlamento, según los estudios más solventes sólo el PNV tiene un poco más subido de lo que le correspondería su representación en el Parlamento, caso que no afecta a los demás partidos nacionalistas. Es sabido que quienes más padecen el sistema electoral actual son, en cambio, las terceras opciones de ámbito nacional (caso de la actual IU). Otra cosa muy distinta son las políticas de alianzas que establecen los partidos de ámbito nacional con los nacionalistas para obtener sus mayorías. Y aquí es donde sí habría que incidir. POrque los nacionalistas lo que hacen, como siempre, es aprovecharse de las circunstancias. Si los partidos mayoritarios no acudieran a ellos tanto para procurarse mayorías como para horadar la labor del gobierno, las cosas serían muy distintas.

Estas dos cuestiones creo yo que deberían ser abordadas por UPyD con más profundidad y dar una imagen menos cándida, creo, en las propuestas que tiene respecto de las políticas nacionalistas y de las políticas para con los nacionalistas.

Gracias, Fernando, por tu atención.
Un saludo para todos.

Lois dijo...

Pedro José, por si no tienes el enlace, el programa de UPyD está aquí, y la parte de "pufo vasco" y reforma de la ley electoral, aquí.

Pedro José Chacón Delgado dijo...

Insisto Lois, UPyD no puede decir, como partido, que va a quitarle un privilegio fiscal a una comunidad autónoma. La cuestión no se puede plantear así. Si el País Vasco y Navarra tienen un privilegio fiscal (que yo no lo estoy discutiendo, afirmo que lo tienen) lo que hay que hacer primero es ir a la historia para entender cuándo, cómo y por qué surgen (lo cual tampoco lo justifica, cuidado) y luego entender por qué razón las demás comunidades autónomas lo han aceptado tal cual. Que en el caso de País Vasco y Navarra nos tenemos que remontar a 1839-76 para País Vasco y 1841 para Navarra, cuando no existían comunidades autónomas, pero sí había un Parlamento, sobre todo para el caso más decisivo, la Ley de Conciertos Económicos de Cánovas en 1878. Una ley que hay que entenderla debajo de toda la expansión ecónomica que tuvo el País Vasco, particularmente Vizcaya, con la industrialización de finales del XIX y primeros del XX. Conciertos Económicos que luego se mantuvieron con la Transición y el Estatuto de Autonomía de 1979. Pero, repito, la cuestión no es decir quitamos un privilegio, la cuestión, más bien, es dar pie a que las comunidades afectadas por ese privilegio puedan hacer valer sus derechos, pero eso es cosa de ellas, digamos así. Lo que están haciendo las Comunidades de Castilla y León y de La Rioja, por ejemplo, cuando interponen recursos judiciales para defender sus intereses respecto de la situación vasca o navarra que les puede perjudicar. Esa es la vía. Pero no decir que vamos a suprimir los privilegios. Repito. La forma, no el fondo es lo que estoy discutiendo aquí.
Y en cuanto a lo de la reforma de la Ley Electoral, la cuestión no es que los partidos nacionalistas no tengan la representación que tienen. Repito que los estudios que yo he consultado no nos dan un resultado inflado para ellos, salvo para el caso del PNV y no de modo particularmente elevado, como en cambio sí es elevada la desproporción respecto de partidos de ámbito estatal como IU (que es el caso que tendría UPyD por otra parte). La cuestión aquí, como te digo, no creo que vaya por modificar la representación de los partidos nacionalistas sino por modificar la política de alianzas que han practicado tanto PP como PSO0E cuando les ha interesado. Y esto no es cosa que les corresponda tampoco a los partidos nacionalistas, sino más bien a las inercias y a los vicios de los partidos de ámbito estatal.
No sé lo que opinará Fernando al respecto, pero me interesaría mucho saberlo.
Un saludo

Revolutrix dijo...

Muchos vascos entre los que me encuentro no nos sentimos españoles; España nos ha hecho daño. No nos gusta que nos manden, el vasco es independiente por naturaleza y el partido que ustedes proponen es un partido español que desprecia y echa por tierra todo el trabajo y la la lucha que se ha hecho hasta ahora.
Creo señor Maura que usted y sus colegas deberían tantear un poco más lo que piensa la gente de la calle. ¿qué refugio aporta su partido a los que no tienen donde meterse? ¿a quien ayudan? ¿por qué se hacen llamar progresistas?

Pedro José Chacón Delgado dijo...

1. Sabino Arana fue el fundador del nacionalismo vasco. Si se leen sus obras completas se podrá comprobar cómo se sentía muy solo cuando expuso su doctrina, allá por 1893. Hasta 1898 el partido no se presentó a elecciones. Fue ese año, con el apoyo financiero del "maketo" Ramón de la Sota, a quien tantas veces había vilipendiado el propio Sabino, como el partido pudo sacar un diputado a la Diputación de Bizkaia y luego concejales al Ayuntamiento de Bilbao.

2.Sabino Arana fue el primero que habló de que España odiaba a los vascos y el primero que habló claramente de odiar a España, por invasora y dominadora. Todos los nacionalistas de todo el espectro nacionalista que han venido después no han hecho más que repetir sus tesis.

3. La guerra civil de 1936-1939 fue una guerra principalmente entre vascos, Vizcaya y Guipúzcoa permanecieron fieles a la República, Alava y Navarra se sublevaron. De Navarra partieron los requetés para conquistar Guipúzcoa y Vizcaya. Y las guerras carlistas fueron conflictos dinásticos en los que el candidato opositor a la línea "oficial" encontró apoyo en los elementos más conservadores del país y en los que apoyaban los Fueros en el País Vasco y Navarra. Está demostrado que en el País Vasco estuvieron los romanos. Y si no entraron los demás que invadieron España fue sencillamente porque no les interesó.

4. A la altura del año 2000 un artículo de Jon Salutregi en Gara, titulado "Inmigrantes o invasores", se plantea la deuda de los inmigrantes con la construcción nacional del País Vasco, donde viven y trabajan, pero donde no se suman al proyecto de construcción nacional, con evidente, según él, desprecio a la nación en la que viven.
Al respecto decir que cuando los inmigrantes vinieron, desde antes de que Sabino Arana lanzara su mensaje nacionalista (el PSOE se funda en Bilbao en 1886), esto era España, una parte de España. No se pueden confundir los deseos con la realidad porque si no lo único que se originan son desgracias. Sabino se encontraba tremendamente solo en su proyecto, ni los carlistas le entendían, todos eran españolistas.

El problema del País Vasco es, ni más ni menos, el que planteó Sabino Arana con su mensaje, y que arrastramos penosamente hasta hoy: quiso hacer creer a su clientela que esto había sido independiente desde siempre, hasta el siglo XIX, y que los que venían del resto de España lo que hacían era invadir territorio extranjero.
¿Qué hacer entonces? Declarar esto independiente y que todos los que habían venido se marcharan: el mensaje progresista debería de haber consistido entonces en eso, pero ¿quién le puede decir a un minero, que ganaba entonces lo justo para sobrevivir, que se fuera por dónde había venido, a morirse de hambre, con qué espíritu progresista, con qué actitud mínimamente humanitaria? Desde luego no se tiene noticia de que Sabino se hubiera plantado nunca delante de ningún minero a decirle: oiga, váyase a su pueblo. No por ganas, claro. Hoy, en cambio, sin llegar a decirlo a las claras, lo que se dice es que España nos ha hecho mucho daño. En el fondo es lo mismo: se disfraza de independentismo lo que es simple y llana exclusión de todo el que se sienta vinculado a España. Es nuestra historia.

Lois dijo...

Perdón, Pedro José, que solo te pasaba el enlace por una cuestión práctica, no por entrar en la discusión.

Tengo que mirar bien lo que dices (y tampoco soy ningún experto). Luego, que ahora estoy liado. En principio, y sin detalles, si puedo decir que lo del "pufo" me parece elemental -quitarlo-, y lo de la reforma de la ley electoral tendría que mirarlo más, porque de momento no he recibido una expliación que me convenza.

Luego te comento lo que dices, que tiene mucha enjundia. Disculpa de momento, y Fernando no se donde andará.

Lois dijo...

Lo de Revolutrix tiene tela. Hay que empezar a discutir desde el catón:

*Nos ha hecho daño
*No nos gusta que nos manden
*el vasco es independiente por naturaleza
*desprecia y echa por tierra todo el trabajo y la la lucha

Pues anda que no hay discusión ahí. Habrá que empezar por 2 y 2 son cuatro ...

El blog de Fernando Maura dijo...

Hola a todos, aquí estoy de nuevo, Lois. Por cierto, te dedico el comentario que acabo de publicar sobre el debate del lunes.
Mar, siempre acabo disculpándome contigo. Es verdad que no visito tu blog como debiera pero es que esto no resulta del todo fácil. Creo que te estoy contestando puntualmente, aunque a lo mejor no te lo parece. En cuanto a tu voto y el de tu amiga no me gustaría condicionarlo a algo tan sencillo como escribir en tu blog, cosa a la que me comprometo lo tenga o no. Prefiero pensar que te parece que lo podemos hacer un poco mejor que el resto de la fauna política que puedes observar. Otro abrazo para ti.
Para Lois y Pedro José, especialmente este último. Primero, no estamos hablando de modificar el Concierto: creemos que independientemente de su origen establece la necesidad de que la presión fiscal en los territorios vascos y Navarra no sea en ningún caso inferior a la que se produce en territorio común; de lo que sí estamos hablando es de calcular correctamente el cupo: Mikel Buesa ha dicho que los territorios vascos se "ahorran" más de 2.000 millones€ por ese concepto y Navarra unos 600 millones€. Un partido que defiende la igualdad de todos los españoles ante la ley no puede permanecer impaasible ante ese hecho. En cuanto a la Ley Electoral, respecto de la que los más doctos constitucionalistas han dicho que se trata de un sistema mayoritario enmascarado en otro de tipo proporcional, creemos en su modificación acercándola al principio democrático de "un hombre, un voto"; los nacionalistas tendrían la representación que ahora tienen -la circunscripción electoral dejaría de ser la provincia para pasar a ser la autonomía- y se crearía una lista nacional -como en las europeas- al modo de la ley electoral alemana, lo que cuadra bien con nuestro espíritu federalizante; ese sistema resultaría más proporcional y permitiría la consolidación de terceras fuerzas políticas -en el caso alemán: el PL y los verdes.
En lo que respecta a "revolutrix" me parece que existe una gtran distancia entre tu concepto y el mío. Lo que no quisiera dejar pasar es tu apelación a que no nos importa la calle, lo que no es cierto: esto -UPyD- no es una operación, sino un proyecto que parte del desencanto de muchos cientos de miles de españoles aburridos ante lo que ven en la política y que pretende acercarse a la desconfianza de los jóvenes que observan la política como algo ajeno a ellos. A nosotros nos preocupa Euskadi como parte del problema español, como nos preocuparía España como parte de un problema europeo si existiera un verdadero marco constitucional europeo, con gobiernos responsables ante los parlamentos y una ciudadanía europea.
Nada más, por el momento.

Lois dijo...

No puedo, tiempo disponible o no tiempo disponible, dejar de contestar a revolutrix. No me parece un problema de no estar de acuerdo; es que tenemos que empezar por acordar o definir casi cada uno de los términos empleados. Desesperante.

Muchos vascos no nos sentimos españoles.

Vale, podría ser un planteamiento siempre que la nacionalidad sea un sentimiento. Yo por ejemplo no me siento mayor ¿y qué? Uno se puede sentir joven, o viejo, pero uno no se puede definir como joven o viejo por el sentimiento que tenga al respecto. Bueno, sí, puede, pero saliéndose de la realidad. Ser "español", o de cualquier otra nacionalidad, o es un asunto de pasaporte, estado, ley, etc, o es como te definan los demás, aquellos con los que te tropiezas cuando viajas por el mundo. Lo que tú sientas al respecto, es bastante irrelevante. Yo puedo ir por el mundo diciendo que me siento japonés, pero el único efecto que eso provocaría son carcajadas.

España nos ha hecho daño (a los vascos, se entiende)

España ganó el campeonato de baloncesto del año tal. España nos ha hecho mucho daño a los vascos. España dominó media Italia en el reinado de Fernando el Católico. ¿Que pasa aquí? ¿Carbajosa y sus camaradas soltaron un virus sobre Vasquilandia y provocaron un horrible descenso de la población? ¿El Gran Capitán encestaba canastas que daba gusto?

Quiero contarte un secreto: "España" no existe. Es una forma de hablar, de abreviar. Funciona, ayuda a pensar y a expresarse, como todas las metaforas, pero solo si uno no se lo toma demasiado en serio. Porque es una metáfora: expresas "España" como si fuera un cuerpo, una personalidad colectiva que se mantiene en el tiempo. Falso, pero operativo para decir -"España ha ganado el partido de baloncesto". Nos entendemos.

Pero cuando tomas las metáforas por la realidad es cuando empiezas a sacar las cosas de quicio. En el ejemplo anterior "España" está signficando tanto una seleccion de entre los jugadores profesionales de baloncesto con pasaporte español, como los ejércitos combinados de los reinos de Castilla y Aragón. España. Metáfora.

Bastaría con que intentaras precisar tu metáfora, explicar ¿qué España jodió a qué vascos, y como, por favor? para que te dieras cuenta del cuento chino que te has tragado. Especialmente cuando ningún vasco del sur del Pirineo se ha sentido no_español hasta la llegada del trantornado y acomplejado racista de Sabino Arana. Y según tu tesis, la nacionalidad es solo un sentimiento.

El vasco es independiente por naturaleza

Esto es pasmoso. ¿Independiente de la mañana, independiente de su mujer, independiente del tiempo, independiente del qué dirán? Y por contra es de esperar que el asturiano y el francés sean particularmente dependientes por naturaleza, y así se nota mejor la diferencia. Esto ... ¿como has llegado a medir esa naturaleza del vasco, si no te importa explicarlo? Porque mi conocimiento de los vascos me hace intuir mucho más una gente especialmente gregaria (cuadrillas y tal). Pero no me atrevo a proponerlo como tesis; no lo he medido.

Bien, puedo estar de acuerdo en que el partido que FM y otros proponen es un partido español que desprecia la lucha nacionalista vasca. Es un motivo muy bueno para sumarse al él porque esa lucha es una lucha despreciable.

¿Lo que piensa la gente de la calle? De todo. Desde lo que piensas tú, hasta justo lo contrario. ¿Y ahora que? A tí te apetece una Vasquilandia independiente, vascoparlante y nacionalista. A mi me apetece cualquier nación (si es Europa mejor) donde la gente sea libre de decidir lo que habla, lo que siente, y lo que hace. Y es un conflicto, porque para construirte tu nación, que a mi me parece caca de vaca, me tienes primero que quitar a mi la mía, y de paso mi libertad. Pero fíjate la diferencia: por mi, tu puedes hablar en vascuence y enseñar a tus hijos en lo que te de la gana, y en cambio, según tu tesis, yo tengo que tragar con tus locuras, tus "idiomas propios" y otras cosas que mejor no menciono. No me parece aceptable, la verdad.