lunes, 18 de abril de 2011

Intercambio de solsticios (167)

- ¿Y qué te trae por aquí? Sin duda has debido correr un cierto peligro hasta llegar… -dijo Romerales.
- Es por Jorge. Ya sabes que a mí eso de la política me preocupa sólo relativamente –repuso Vic Suarez.
- Cuando se dice eso parece que se desconoce que la política es un ámbito consustancial al ser humano… -replicó Romerales en tono distendido.
- Eso msmo dice Jorge. Yo habría preferido que nos quedáramos al margen y que subsistiéramos como mejor pudiéramos. Pero ya sabes cómo es tu amigo.
- Sí. Y lo cierto es que lo tiene difícil con este Cardidal.
- Con Cardidal y con Martos. Que es incapaz de mantener el orden en la Junta.
- Sí –aceptó Cristino Romerales después de dirigir una mirada pensativa al vacío-. Martos es uno de esos políticos de los viejos tiempos que son incapaces de luchar para conseguir algo. Les sobra la buena educación.
- ¿No dirás que Jorge no es una persona educada? –preguntó Vic, la protesta integrada en la cuestión.
- Por supuesto que no –contestó Romerales con una amplia sonrisa-. Pero Jorge es otra cosa. Tiene en sus genes algo especial. Se diría que se crece ante la injusticia.
- Bueno… -aceptaría Vic-. Lo malo es que estamos viviendo tiempos muy injustos.
- Lo son. Ciertamente….
Un largo silencio se creó después de la tajante afirmación de Cristino Romerales. Vic Suarez dio un buen sorbo a su “Chambe-cola y dijo:
- Nos tienes que ayudar, Cristino. Jorge dice que Cardidal y los suyos van a montar un buen follón…
- Según mis informaciones ya están en eso.
- ¿Sabes algo?
- Es mi obligación –contestó Romerales poniendo un cierto énfasis de reserva en sus palabras.
- Y supongo que “tus informaciones” dicen lo mismo que dice mi marido.
- Sí. El golpe de Estado contra Martos ya se ha producido –declaró Romerales-. El Presidente de la Junta de Chamartín es sólo un prisionero de los hombres de Cardidal.
- ¿Y qué podemos hacer? –preguntó Vic, la mirada puesta en la superficie de la mesa.
- Lo que tengamos que hacer lo sabrás a su debido tiempo, Vic. –repuso Romerales-. La verdad es que no pensábamos intervenir tan rápidamente, pero basta con que nos lo pida Jorge para que pongamos en marcha el operativo.
- ¿Eso es todo?
- Os mantendremos informados.

2 comentarios:

Sake dijo...

D. Fernando le convido a una Mahou a una Estrella de Levante, o más sencillo a una Casera, recuerda La Casera de toda la vida y de todos.
Un Abrazo Compañero.

El blog de Fernando Maura dijo...

Querido Sake, estoy a tu disposición en fernando.maura@upyd.es