miércoles, 28 de noviembre de 2007

Presentación UPyD en La Rioja., 21.11.07

Nos hemos reunido esta tarde para presentar Unión, Progreso y Democracia en la Rioja. Y para comunicar a todos ustedes que ya está funcionando la coordinadora de este partido en esta Comunidad Autónoma y para explicarles alguna cosa en relación con este partido nuevo.
Ese es el orden de las palabras, y no por casualidad, Nos gusta llamarlo "partido nuevo" y no un nuevo partido, porque queremos hacer algo diferente.
Cuando nos reunimos aquél 19 de mayo en el hotel Costa Vasca de San Sebastián -lo digo por eso de las efemérides, hay quien quiere que ese sea el día del partido-, había allí gente que trabajábamos ya en partidos políticos, gente que lo había hecho antes -en la transición o en la dictadura- y gente que había luchado por la libertad en un movimiento cívico. Todos, sin excepción, habíamos participado en los actos de ¡Basta Ya!
Y lo primero que salieron a colación esa mañana de un sábado fueron los grandes partidos nacionales. Rosa Díez se refirió al suyo y dijo que había combatido desde dentro de él para que cambiara su actual trayectoria, y nos confesaba que no lo había conseguido. Yo hablé del pepé, y expliqué que estaba convencido de la más absoluta inutilidad del debate en su interior, porque allí no quedaba ni rastro de democracia interna, si en alguna ocasión la hubo..
Todos los que allí estábamos dijimos las mismas cosas; que los partidos en España no cumplen ni siquiera con el mandato constitucional de servir como instrumento para la participación de los españoles. Porque se han convertido en grandes aparatos electorales que se encuentran desconectados de sus bases y atienden solamente a sus servidumbres internas. Son ya sólo conglomerados de intereses -a veces de intereses respetables- pero que en muchos casos empiezan y terminan en sus propios aparatos.
Pongamos un ejemplo: ¿A quién le interesa la reforma de los actuales estatutos de autonomía? ¿a los ciudadanos? Hacen campañas de sensibilización y les votan mayorías aplastantes que no llegan a un tercio del censo electoral.
La reforma de los estatutos, empezando por el de Cataluña, es un error del PSOE, un error gravísimo además, porque establece niveles de relación directa entre Cataluña y el Estado, lo que se llama bilateralidad o relación entre iguales, que tanto les gusta a los nacionalistas, en el modelo confederal.
Pero lo que empezaba siendo un error del PSOE acabó siéndolo también del PP. Porque fue este último partido el que hizo el estatuto del País Valenciano y no el PSOE, y en este estatuto dicen que todo lo que consigan los catalanes también se les dará a los valencianos. Así que estamos en una carrera de locos que, como todas las locuras, puede contar con todos los sentidos menos con el sentido común.
Treinta años después de aprobada la Constitución hacía falta un análisis y hace falta una reforma. Pero una reforma por arriba -por el lado de la Constitución- y no por debajo -por el lado de los estatutos- y no reformando la Constitución por la vía de reformar los estatutos, que es simplemente una barbaridad jurídica y política.
Treinta años después hay que reformar la Constitución pensando en los ciudadanos y no en los territorios. Porque en 1.978, los que hicieron la Constitución consideraban que esa era la oportunidad histórica que tenía España de consolidar la democracia después de dos siglos de golpes de Estado que terminaban en la más cruel guerra civil y en 40 años de dictadura. Así que hicieron una democracia bastante cerrada, con dos partidos nacionales y los nacionalistas en sus respectivas Comunidades Autónomas.
Yo no les voy a enmendar la plana a los "padres" de la Constitución. Sería una osadía por mi parte, además de injusto, porque estoy convencido de que tenían razón. Pero treinta años después parece que está claro, no sólo que no pasa nada por abrir la democracia española, sino que es necesario hacerlo.
Y para empezar, convendrá revisar el Título VIII de la Constitución y las competencias de las autonomías, devolviendo al Estado las de educación, para que España no se encuentre a la cola de los países europeos en cuanto a la calidad de la enseñanza, que lo está. Y para que exista un currículum general y común para los estudios de geografía o de historia o de cultura. ¿Qué ríos se estudian en los colegios? Los que pasan por esa comunidad y los afluentes si sólo pasan afluentes. ¿Qué historia se enseña y qué cultura? Pues a Fernando el Católico si el colegio está en Aragón y a Isabel si está en Castilla. A Picasso si se enseña en Andalucía y las cuevas de Altamira si se está en Cantabria. Estamos enseñando a los niños un sistema de Estados que ni siquiera es el de la Constitución, porque se ha cambiado, se ha pervertido la Constitución a base de transferencias, acordadas primero por los partidos nacionales que gobernaban con los partidos nacionalistas que apoyaban su gestión de gobierno y concedidas después a los partidos nacionales en sus organizaciones territoriales, que no se querían quedar atrás en el reparto.
Y esto ha ocurrido en educación, pero ¿qué está ocurriendo en materia fiscal? Que en el País Vasco y Navarra hay un juego que entre el Concierto y un Cupo -calculado a la baja- da como resultado un privilegio; que en Cataluña se pide que el Estado invierta en base al PIB, porque ellos son más ricos que los demás españoles: o sea, otro privilegio; Andalucía pide que las inversiones se hagan en base a la población, porque ellos son más y en Castilla se piden inversiones del Estado por las hectáreas que ellos ocupan, porque tienen más terreno. ¿Y qué pasa si eso no suma cien sino 140? ¿Quién pagará ese déficit? ¿Nuestros nietos? ¿nuestros biznietos? ¿O nosotros mismos porque lo pagamos en un país que no sea competitivo en la escena internacional?
Unión, Progreso y Democracia nace, entre otras razones, para permitir a los partidos nacionales que gobiernen sin hipotecas de los partidos nacionalistas que se convierten en hipotecas a generalizar para el conjunto de España. Tiene vocación de partido mayoritario, pero nace para el entendimiento con los grandes partidos nacionales y, de paso -y no puntualmente- para que se empiece a desterrar en España el insulto, la descalificación y el menosprecio en definitiva de los ciudadanos a quienes se les quiere presentar la situación siempre con trazos gruesos y además en los asuntos que no están en la raíz de nuestros problemas.
Creemos que 30 años después ha llegado la hora de los ciudadanos. Por eso queremos modificar la ley electoral. Y me detendré en algunod aspectos del cambio que estamos estudiando para incorporarlo a nuestro programa:
- queremos crear un segundo nivel
representativo para el Congreso de los
Diputados, que conviva con el actual de 350
diputados elegidos sobre la base de la
circunscripción provincial. Se elegirían 150
diputados en una lista nacional, que equilibrase
la que ahora es una sobre-representación de
los partidos nacionalistas y regionalistas.
- pretendemos la elección directa de los
presidentes de Comunidades Autónomas y de
los Alcaldes, de acuerdo con el criterio de la
lista más votada, para que no sean los
despachos quienes distorsionen el sentido del
voto de los ciudadanos.
- queremos limitar por ley los mandatos
institucionales, para operar una renovación
política en el conjunto de España, que será
siempre saludable en términos democráticos.
- pretendemos que se impongan las listas
abiertas, previa la democratización interna de
los partidos, para que de esta forma
presenten unas opciones reales de voto a sus
electores.
En una palabra -que son dos:- proponemos una verdadera regeneración democrática en España.
Tenemos y tendremos otras propuestas. No creemos en el diálogo con ETA, no queremos que los jueces sean delegados de los partidos políticos, trabajaremos por invertir la tendencia del calentamiento de la Tierra y el cambio climático, defenderemos líneas de progreso social de fondo que no sean meramente cosméticas -como ocurre con el llamado "cheque bebé"- y que ayuden de verdad a las familias, aspiramos a unas vías férreas bien construidas y que no se caigan porque hay que inaugurar a toda costa antes de las elecciones...
Queremos huir de la demagogia y del discurso hueco, recuperar la idea de la dignidad en la política. Nos podremos equivocar pero lo vamos a intentar.
Y para todo esto, hoy en la Rioja y todos los días en toda España estamos presentando a nuestras coordinadoras territoriales y nuestras propuestas, para que ustedes las mediten y para que las apoyen si les gustan. Queremos hacer un partido nuevo, distinto, no otro partido más. Por eso vamos a trabajar en el terreno de las ideas y de las convicciones. Los que piensen que el actual sistema va bien -o razonablemente bien- son merecedores desde luego de todo nuestro respeto y no pretendemos convencerles, porque el cambio que proponemos es lo suficientemente profundo como para que en él quepan las posiciones acomodaticias. Nosotros no hemos escogido la comodidad sino el riesgo. Sabemos que lo que ofrecemos es toda una aventura, pero creemos de verdad que merece la pena.

6 comentarios:

jiegui57 dijo...

Estimado amigo:
he leido la presentación del partido en La Rioja y me ha parecido excelente. Más o menos lo que contó Rosa en Santander. Ojala tengamos suerte en la difícil confrontación electoral y nos libremos del aplastamiento -intencionado- de los dos grandes partidos.
jose ignacio

Al-Khwarizmi dijo...

Me alegra leer un artículo tan certero, y con el que estoy de acuerdo al 100%, escrito por alguien que hasta hace nada tenía cargo en el PP.

Imagino que en el PP habrá más gente que piensa así y se calla; pero por desgracia la imagen que ese partido proyecta al exterior es la de un conservadurismo cerril y extremo (no a la subida del SMI cuando en otros países europeos nada sospechosos de ser socialistas es doble o triple que en España, no a la asignatura de ciudadanía que en muchos países se ve como lo más natural del mundo, no a la separación Iglesia-Estado, etc.) Un partido así no puede ilusionar a nadie, sólo puede ganar por el voto de castigo a su oponente.

UPyD parece otra cosa, por fin un partido con ideas de progreso pero que no cae en la demagogia nacionalista. Espero que tengan mucha suerte en las elecciones... por desgracia, mucho me temo que con el defectuoso sistema electoral que tenemos, va a hacer buena falta.

José Maria dijo...

Magnífica esposición, con la que estoy completamente de acuerdo.
El camino va a ser muy duro pero espero que lo recorreremos con buena compañía

El blog de Fernando Maura dijo...

Estimado jose ignacio, muchas gracias por tu comentario. Espero que la noche del 9 de marzo lo podamos ver.

El blog de Fernando Maura dijo...

Estimado al-khwarizmi, estoy plenamente de acuerdo contigo, no en vano me he salido del PP para entrar en esta aventura. Espero que nos sonrían los hados y que nuestra habilidad consiga sortear los obstáculos de índole financiera y mediática que se ya se ciernen sobre nosotros.

El blog de Fernando Maura dijo...

Estimado José María, gracias por tu comentario. Será duro el camino, pero está cuajado de esperanza y lo recorreremos juntos.