jueves, 4 de febrero de 2010

Un paseo por Zamora

Este sábado del final de un frío mes de enero paseo por la calle peatonal de Zamora. Es la más transitada de la ciudad, allí se encuentran la catedral, el parador y las principales tiendas. Se trata de la calle Santa Clara.
Una mujer lleva de la mano a una niña. Esta le pregunta:
- ¿Por qué papá se marchó de casa?
La señora -¿su madre?- pone la mirada en el cielo azul de esa mañana y contesta:
- Tu padre decidió irse con Inma…
Y la niña continúa la frase inacabada.
- Así son las cosas…
- Así son las cosas –asiente la mujer-. Nada es para toda la vida.
Y yo prosigo mi paseo recordando el acto de nuestra gente de Zamora en la tarde anterior. El trabajo que José Luis y Miguel y la gente que estos han ido captando han realizado para que UPyD vaya convirtiéndose en una realidad en su provincia. Gente con ganas, personas que huyen del ombliguismo de aquellos que quieren las organizaciones para hacerse fuertes en ellas, para reforzar su personalidad, para ser algo… No, nuestra gente de Zamora está apostando por transformar las cosas, por sembrar en esta parte de Castilla la semilla que nos permita introducir también aquí el concepto de ciudadanía como oposición al de servidumbre.
Y en Zamora nos encontramos pocos meses después de aquella historia que narraba yo en la campaña electoral de las europeas. “Zamora y la maleta magenta”, porque la sede de UPyD en esta ciudad cabía en esa maleta. Hoy es una sede más que digna desde la que podrán crecer y desarrollar la acción de partido.
No hay que confundir desde luego voluntad con voluntarismo, y en política hemos tenido demasiado de esto último. Pero ha bastado –y el caso de Zamora lo demuestra- con esas 2 personas empujando el carro para que muy poco tiempo después sea otra bien distinta la realidad de nuestro partido en la ciudad.
Se merecen nuestro apoyo. Por eso, cuando Miguel nos deja en esa fría noche de viernes para volver a su casa, yo me despido con un “¡Hasta cuando vosotros queráis!” Y, como se referían a un encuentro con un nuevo compañero en Benavente, me ofrezco para dar una charla en esa reunión.
“No se ganó Zamora en una hora”, dice el refrán. Las cosas son difíciles, pero más lo son si no nos ponemos a trabajar.

5 comentarios:

Sake dijo...

¿Porqué papa se marcho de casa? esa pregunta como todas las preguntas pertenece a todos los lugares donde haya humanos.¡Nada humano nos es indiferente! podemos decir, como tampoco no es ajeno. Quizás por éso UPyD es algo más que unas siglas, algo más que un partido político. Ahora bajemos al suelo y prestemos atención a los problemas reales y tratemos de afrontarlos.

Iscaroth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angel dijo...

Cada dia que pasa, voy dándome cuenta que cada pensamiento, cada idea, cada posición que poseo o he adoptado ante los temas de actualidad se asemejan bastante a la ideología del partido UPyD. Y a pesar de que nunca me afilie a ningún partido por cuestiones personales, actualmente considero que el partido que representa más mi forma de pensar es UPyD. Por ello, cuando leo el primer párrafo de su entrada en el blog acerca de Zamora, muchas ideas me llegan a la cabeza.
Seré breve y directo:
La Catedral de Zamora se encuentra en la plaza de la Catedral situada al final de la Rua de los Notarios y el Parador de Zamora se encuentra en la plaza de Viriato, y ambos se encuentran bastante alejados de la calle de Santa Clara.
A mi entender lo tengo claro, usted nunca ha estado en Zamora o al menos es lo que nos da a entender a los lectores.
Si comienza un comentario, una noticia o una columna incluyendo datos falsos y erróneos, aunque no sean relevantes; ¿como espera que nos tomemos el resto del texto?

El blog de Fernando Maura dijo...

Angel. Lamento mi equivocación. Hasta hoy mismo creía que esa calle se llamaba Santa Clara. Y, en efcto, he estado 2 veces en Zamora, la última vez el pasado sábado. Mis compañeros de partido se lo podrán acreditar.

Angel dijo...

¡Acepto sus disculpas! No deja de ser anecdótico, si no fuera porque a veces le doy muchas vueltas a lo que leo. Espero que disfrutara de su estancia en zamora. Un saludo