jueves, 23 de abril de 2009

Alberto Dou

La sección de necrológicas del diario El País ha anunciado el fallecimiento de don Alberto Dou -el padre Dou- que vivía, con su escasa salud, retirado en su Cataluña natal después de cumplidos sus más que 90 fecundos años.
Conocí a Dou en los años de la transición, cuando la Compañía de Jesús -a la que él pertenecía- le puso al frente de la Universidad de Deusto, donde yo cursaba mis estudios.
Para los estudiantes implicados en la magnífica tarea de derrocar a Franco -lo que se comprobaría como una inútil tarea- el nombramiento de un rector era cosa harto interesante. Los profesores y los cargos de la Universidad navegaban entre un vergonzante franquismo y un democratismo fervoroso: Dou, por lo tanto, venía a Bilbao a aplicar su seny catalán a un paisaje político-académico aún indeterminado.
Y es que los jesuitas han brillado siempre con luz propia a la hora de orientar el velamen de sus navíos en la dirección por donde sopla el viento. Pero aquellos tiempos eran difíciles en cuanto a la precisión de tales características meteorológicas: ¿volvería el nacionalismo al máximo protagonismo en la política? ¿Habría Estatuto de Autonomía? ¿Sería socialista España -y con ella el País Vasco- como reacción a 40 años de dictadura? Nadie lo sabía muy bien.
Por eso Alberto Dou era la elección: prestigioso científico, catalán y liberal, el Padre Dou, presidía las asambleas de delegados de los estudiantes, el puro en la boca, dispuesto a escuchar los exabruptos de los más radicales. Y si alguno hacía referencia a la necesidad de reorganizar a los cuerpos policiales, Dou soltaba entre bocanadas de humo con su acento catalán:
- ¿Se refiere usted al desmantelamiento del aparato represivo?
Claro que a veces las críticas se dirigían a su persona y condición y la respuesta de Dou se producía fuera ya de sus casillas.
- ¡Yo he llegado a renunciar a la mujer por ser lo que soy! -gritaba rojo de ira.
Claro que las transiciones tienen sus límites. Y si Rodolfo Martín Villa clausuraba el Congreso de Juventudes Socialistas porque a algún ardoroso nostálgico le daba por ondear una bandera republicana, Alberto Dou me negaba autorización para que el primer acto público de Felipe González -entonces más conocido por compañero Isidoro- se celebrase en Bilbao.
Tiempo después visitaría a Alberto Dou en el Icai de Madrid. Me recibió con la atención en él habitual. Pero poco después de intercambiadas nuestras primeras palabras observaba yo que la transición política había quedado muy atrás y que el importante matemático había vuelto a sus derivadas.

11 comentarios:

Antonio Valcárcel dijo...

Estimado Fernando:

El franquismo. Franco murió mientras yo estaba en el servicio militar de Rabasa (Alicante).
Trabajaba en el Laboratorio de Ensayos y Experiencias de Tarabusi. Sufrimos la represión de los grises en infinidad de ocasiones por motivos de movimientos sindicales y de huelgas del sector de la siderurgia. Conocí a un Jefe de mi departamento; un ingeniero alemán familiar de Himlher.
Tarabusi sufrió una de las huelgas más duras de la historia que afecto a sus dos mil trabajadores. Un primo de Atutxa era el jefe de personal en la factoría de Yurre y Zorrozaurre. Aquellos piquetes que se formaban o formábamos nos arriesgábamos a la acción de los grises, casi siempre contundente.
No fui estudiante sino trabajador, pero, tuve a un familiar de la GESTAPO DE JEFE ¿en que medida puede afectar las malas obras de nuestros ancestros? Deberiamos ser culpables por nuestros actos, no por lo que fueron y tuvieron de bueno ó de malos nuestroas abuelos o padres? -algunos siguen viviendo de las rentas-; que de modo alguno fue represivo con mi persona y compañeros de departamento.
Entre las fábricas y las aulas se gestó la que hoy entendemos por democracia de la que adolecen algunos partidos y no de fútbol. Hecho e menos la capacidad de convocatoria de los sindicatos actuales frente a la brutal crisis que se manifiesta galopantemente, y ellos impasivos: “son dirigente que repiten los cargos por décadas, casi tantos años el poder del aparato, como Franco” Ni un sindicato pasivo ante los avatares actuales que sufrimos, ni un Franco dictador; ni partido disciplinario de látigo largo y venganza corta.
En la fábrica, conocí a ZAPATONES que fue cura y detenido por colaboración con banda armada.
Los curas, jesuitas... Han estado en los bueno y en lo malo

Sake dijo...

Derivada: Mat.Referida a una función,límite hacia el cual tiende la razón entre el incremento de la función y el correspondiente a la variable cuando este último tiende a cero.

Y yo me pregunto, que era más dificil para éste sacerdote ¿La transición o su estudio de las derivadas?.

Antonio Valcárcel dijo...

Estimado Sake:

Para este sacerdote debieron de ser las conmutadas. Las derivaciones conmutadas se realizan a través de conmutadores o interruptores con funciones de conexión y desconexión desde distintos puntos o lugares.


1 Cambiar o sustituir una cosa por otra, especialmente una pena o castigo por otro de menor grado o rigor.
2 Cambiar el orden de las cantidades en una operación matemática.
Diccionario
Quizás era un exsacerdote de la liberación de sus propios lastres, de su faceta humana y no teológica al uso. De aquellos suspendidos a divinis.

Sake dijo...

Antonio Valcárcel.

En aquella época de transición, habia sacerdotes implicados en el cambio. Eran lo famosos "Curas Comunistas", yo conoci alguno. Seguro que la implicación de la Iglesia en el cambio fue determinante.
En la Iglesia, como en todas partes, hay un poco de todo.
En el Pais Vasco, saben de las andadas de la Iglesia a favor de los violentos. Y en nombre del amor fraterno, resulta que amaban más a unos que a otros.

Un Saludo.

FÍGARO dijo...

El Padre Dou era un hombre muy majo, demasiado para aquellos tiempos; Fué rápidamente sustituido como Rector de Deusto por otro catalán, Ferrer Pí, un tipo de maneras dictatoriales que entre otras perlas llegó a declarar que él, "era biológicamente de derechas"

Fueron tiempos curiosos en Deusto, con algún año que tuvimos más días de huelga que de clase.

Decididamente con Franco no se vivía mejor; Pero teníamos 35 años menos, que bien mirado tiene sus ventajas y lo cual en algún momento, todos echamos en falta:

¡Ah! ¡Con que alegre rotundidad nos equivocábamos entonces!

Antonio Valcárcel dijo...

Estimado Sake:

¿Crees que sería de recibo escuchar de unos compañeros, tras haber comido y bebido oir a personas de un partido trasversal cosas como: “Después de acabar con el nacionalismo vamos acabar con el clero? -Todos los demás, del bloque anticlerical rieron-Sólo porque delante de ellos iba el suscribiente acompañado de un amigo colaborador del Opus Dei. Y sobre todo porque la persona que lo dijo era del cura.
No es de extrañar que en UPyD no encajen las personas que son de derechas y que sean clericales: católicos. ¿No debería de llamarse en lugar de UPyD –PCE-?
Que duro debe de ser para alguien que ha pertenecido al PP estar con determinadas trasversalidades. Es evidente que no estoy con los curas que guardaban las armas en los confesionarios.

Sake dijo...

Estimado Antonio Valcárcel.

El principio de la libertad es el respeto a las ideas de los demás. Creo que en UPyD y en cualquier partido Democratico y transversal, debe primar por encima de todo el respeto. Muy respetable es tener ideas religiosas, tanto como no ser religioso. Pienso que UPyD, tiene la capacidad para que convivan todas las ideas personales. El nexo de unión, son puntos básicos en los que nada tiene que ver ser o no religioso.

Un Afectuoso Saludo.

Antonio Valcárcel dijo...

Estimado Sake:

Isidoro (Felipe González) dejó de esconderse cuando llegó la democracia. Tú sin embargo, la democracia, te mantiene en el anonimato. Claro que todas las ideas son respetables y queda muy bien políticamente correcto, decirlo; el empirismo indica que cuando mandan aquellos cuyas corrientes ideológicas son afines a sus fines, discriminado a otros. Sus programas o estatutos son a medida del "bloque dominante". Aquellos que pretenden acabar con otras ideas superponiendo las suyas, evidentemente, como las "del cura" que no respetan la pluralidad trasversal de quienes creemos en la fe católica o protestantes, etc. Son dogmáticos capaces de paracese más a Stalin que con la trasversalidad de UPyD-PCE.

Nota: "del cura" dirigente de UPyD que discrimina a enfermos y católicos.

Sake dijo...

Estimado Antonio Valcárcel.

El juego Democratico, hace que se voten las cosas y de ése modo que dominen unas u otras ideas. Es asi por necesidad (no conozco otro modo), lo que si hay que guardar, es la posibilidad de que todas las ideas tengan de partida las mismas posibilidades. Luego evidentemente no debe existir la posibilidad de guillotinar a nadie. Todo tiene que estar aderezado por el respeto y la libertad.
No sé si llego a tu nivel, pero te ofrezco mi opinión.
La cuestión del anonimato, es particular y me la guardo para mi.

Un afectuoso Saludo.

Javier Gómez dijo...

Sin ánimo de entrar en polémicas absurdas, sólo quiero intervenir para dejar bien claro desde aquí que el señor Del Cura al que usted alude no es ningún sectario, dogmático ni estalinista y mucho menos discrimina a enfermos o católicos. Además, quiero añadir que no me parece adecuado difamar a terceras personas desde blogs ajenos.

Por mi parte, es suficiente.

Un saludo.

Antonio Valcárcel dijo...

Estimado Javier Gómez:

En primero de derecho se estudia que una alusión, sin matices, para que sea una difamación debe de ir de forma personal con propia identidad de forma directa y no genérica. Nunca con un juego de palabras a las cuales tú identificas. Si te has dado por aludido y ubicas a una persona en concreto, tu mismo. Yo se lo que digo, y de quién estoy hablando. Hubiese deseado que estés al lado del más débil e investigases ciertos estilos. Por cierto, tampoco por muy amigo del blog que seas has de tener siempre en cuenta la libertad de opinión y expresión, repito no he difamado a nadie. Tú sin embargo me estás mal juzgando.

Difamar.

(Del lat. diffamāre).


1. tr. Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama.

2. tr. Poner algo en bajo concepto y estima.

3. tr. ant. Divulgar.


Ahora Javier muéstrame a quien he desacreditado, por cierto conozco al Sr. Félix Del Cura.
Deberías de informarte mejor antes de acometer conmigo.

Un amigo si tu quieres; un enemigo si me buscas y me mal juzgas.